Historia de Arman Medrano

“Pasados que marcan el futuro”

En su niñez, Arman estaba rodeado de sombras. Su hogar era un refugio de violencia y descuido, donde los gritos y golpes eran moneda corriente. Su infancia transcurrió entre muros que parecían más una cárcel que un hogar, sin amor ni ternura que lo protegieran. Cada día era una batalla por sobrevivir, y Arman aprendió desde muy joven a esquivar los golpes físicos y emocionales como un hábil malabarista en un circo de horrores. Aunque la oscuridad lo envolvía, Arman nunca perdió la esperanza de encontrar la luz al final del túnel.

“En caída libre”

Arman, seducido por la promesa de una vida mejor, sucumbió poco a poco a la tentación de la delincuencia, incursionó en hurtos y robos con violencia, cegado por el deseo de obtener lo que quería de manera rápida y fácil.
Cada acto criminal lo sumergía más en un abismo sin retorno, donde la adrenalina del peligro eclipsaba cualquier atisbo de conciencia… su sed de riqueza fácil lo arrastró por un camino oscuro y peligroso del que pronto descubriría que no había vuelta atrás.

Tienda robada

Arman, abrumado por la tristeza y la desesperación, buscó refugio en las drogas y el alcohol, cada día se hundía más en un abismo oscuro, cometiendo delitos cada vez más graves para alimentar su adicción y anestesiar su dolor.

Los atracos se convirtieron en asaltos y, finalmente, en homicidios… su vida se deslizaba por un tobogán de autodestrucción hacia un agujero negro del que parecía imposible escapar.

Capucha

“Yendo sin frenos”
Drunk

En medio de una borrachera y drogas, Arman causaba estragos en un bar cuando unos moteros se le acercaron. Le hablaron de una oportunidad para una vida mejor en Los Santos. Sediento de cambio, Arman aceptó, sin darse cuenta de que estaba a punto de adentrarse en un mundo aún más peligroso y turbio.

Después de varias noches navegando en un barco de carga, Arman llegó de manera ilegal y sin papeles a Los Santos, hambriento y sediento. Sin dinero ni un techo sobre su cabeza, se vio obligado a vivir en callejones y debajo de puentes, luchando por sobrevivir en una ciudad implacable y desconocida.

“Un nuevo comienzo”

Puentes

“Aún no se lo que me espera en este futuro de mierda, pero lo que si se… es que me tengo que buscar la vida, lo que siempre eh hecho…”

2 Me gusta