La vida de Johnny Alvarez

Todo comenzó con un niño desordenado y un poco problemático. Tenía malas calificaciones en la escuela y a los 15 años lo expulsaron por vender cigarros a sus compañeros. Sus padres lo transfirieron a una escuela más estricta, pero a los 17 años volvió a caer en la venta de artículos ilegales, esta vez de marihuana. Con varios cargos por venta de estupefacientes y experiencias en centros correccionales, sus padres le dieron dos opciones: unirse al ejército o enfrentar la cárcel en Tijuana. Tras reflexionar sobre su futuro, decidió enlistarse en el ejército. Después de pasar exámenes médicos, psicométricos y de entrenamiento rigurosos, a los 18 años se convirtió en parte de las filas de la milicia mexicana. A los 20 años, el joven soldado ya había acumulado una considerable experiencia en combate. Participó en diversas operaciones contra grupos criminales, mostrando valentía y habilidades tácticas que llamaron la atención de sus superiores. Su ascenso en las filas militares fue rápido, obteniendo reconocimientos por su desempeño en misiones arriesgadas.

A medida que avanzaba en su carrera militar, también buscaba redimir su pasado tumultuoso. Se esforzaba por ser disciplinado, dedicado y comprometido con su trabajo, ganándose el respeto de sus compañeros y líderes. A los 25 años, ascendió al rango de sargento, siendo asignado a unidades de élite donde su destreza en el campo de batalla se volvió aún más evidente. En una de sus vacaciones este militar condecorado se encontro con un motociclista llamado Ezequiel Gomez y rodaron juntos por toda la carretera de la baja pasaron 3 semanas rodando y viviendo de ruta en ruta y conociendo mas motociclistas que rodaron en grupo de distintos estados. Ezequiel Gomez y Johnny Alvarez intercambiaron numeros para estar en contacto. Regresando de mis vacaciones por la baja me empezaron a tirar amenazas los distintos carteles mexicanos que combatia. Pasaban los años y su carrera se volvia mas tediosa y peligrosa, los carteles cada vez tomaban mas poder y tenian mejores armas que los militares. A pesar de su exito y reconocimientos en la milicia a sus 31 años recibio un atentado en su casa donde apenas pudo salir vivo el miedo crecio y crecio en su cabeza a tal punto de que decide desertar de la milicia mexicana y tomo la dificil decision de cruzar hacia estados unidos en busca de una vida mas tranquila lejos de las amenazas y los disparos que daban como pan caliente. estuvo de ciudad en ciudad hasta que cayo finalmente en la ciudad de Los Santos. Ahi empezo su vida de motociclistas y desgraciadamente regreso a los malos tratos de problematico debido a sus traumas que le dejaron la guerra contra el narco, tiene que satisfacer sus necesidades de adrenalina andando en moto a altas velocidades y robando cualquier negocio que se le ponga enfrente.

1 me gusta